El premio bienal Mario Vargas Llosa, que otorga la mayor cantidad monetaria para una novela en habla hispana y era el mayor evento literario realizado en el país, abandona como sede a Perú y se traslada a México por falta de apoyo económico de los empresarios y las autoridades peruanas.

"En Lima no encontramos un buen ambiente financiero, no conseguimos el apoyo de nadie. Ni siquiera de las instituciones políticas que nos dieron solo buenas palabras. Esa es una de las grandes razones por las que trasladamos el premio", dijo a la radio local RPP Juan Armas Marcelo, director de la Cátedra Mario Vargas Llosa.

Armas comentó que la principal razón del cambio a México fue la falta de financiamiento para el premio de 100.000 dólares que se otorga al ganador. "Nosotros queríamos una cofinanciación con los empresarios de Lima, con un poco de sensibilidad cultural. Solo encontramos gestos, pero no hechos".

El director de la cátedra dijo que el factor político también influyó en el cambio de sede. El premio nobel Mario Vargas Llosa es duro crítico del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski desde que el mandatario indultó en diciembre al expresidente Alberto Fujimori, quien purgaba 25 años de cárcel por su responsabilidad en el asesinato de 25 peruanos.

"Vinimos tres veces a hablar con las autoridades del gobierno porque la Bienal nació en Lima y queríamos limeñizarla, peruanizarla, al mismo tiempo que internacionalizarla. Pero nos dieron solo buenas palabras y luego de eso, silencio", comentó Armas al diario peruano El Comercio.

Vargas Llosa calificó el domingo a Kuczynski de "mentiroso" y en diciembre dijo que el indulto a Alberto Fujimori "cubre de infamia y vergüenza" a Perú.

Al momento, el gobierno peruano no se ha pronunciado de forma pública por la decisión.

El premio bienal Mario Vargas Llosa se inauguró en 2014 durante el gobierno del entonces presidente Ollanta Humala y durante cuatro días reunía a las voces más importantes de la literatura hispanoamericana en sesiones abiertas al público. En 2014 se premió al escritor español Juan Bonilla y en 2016 al chileno Carlos Franz.