Más de 100 niñas seguían desaparecidas tres días después de que presuntos milicianos del grupo extremista Boko Haram atacaran su escuela en el norte de Nigeria, dijeron padres el jueves, mientras crecen los temores de que hayan sido secuestradas como sucedió con las del pueblo de Chibok hace cuatro años.

El reporte se conoció después de que funcionarios del gobierno en el estado de Yobe reconocieron que unas 50 mujeres jóvenes permanecían desaparecidas en el ataque del lunes por la noche en la aldea de Dapchi. Ha habido una serie de informes contradictorios, en parte debido al acceso limitado al área.

Uno de los padres, Bashir Manzo, dijo a The Associated Press que los familiares compilaron una lista de 101 niñas desaparecidas y se la presentaron al gobernador.

El gobernador del estado, Ibrahim Gaidam, "nos dijo que las niñas no han sido encontradas y que debemos continuar orando por su regreso seguro", le dijo otro padre, Rabiu Sani, a la AP.

Boko Haram horrorizó al mundo cuando secuestró a 276 jovencitas de un internado en Chibok hace casi cuatro años. Mientras que algunas escaparon y muchas otras fueron liberadas como parte de las negociaciones, unas 100 permanecen con sus captores. El grupo extremista ha secuestrado a miles de personas a lo largo de los años.

Los combatientes de Boko Haram invadieron Dapchi el lunes por la noche, obligando a los residentes, incluidas las estudiantes de la Escuela Secundaria Gubernamental de Niñas, a huir a los arbustos. La policía y el ministerio de educación estatal inicialmente negaron las afirmaciones de que las estudiantes fueron raptadas.

Aishatu Abdullahi está entre las que escaparon a pie y pasaron la noche escondidas en una casa abandonada. "Estaban disparando armas y todos estaban confundidos", dijo a los periodistas. "Vimos a algunas personas empujando a las alumnas hacia dentro de sus vehículos".

El año pasado, el gobierno de Nigeria afirmó que Boko Haram había sido derrotado, pero el grupo continúa llevando a cabo ataques suicidas y otros ataques. Este último ataque plantea un desafío para el presidente Muhamamdu Buhari.

"Comparto la angustia de todos los padres y tutores de las niñas que siguen en paradero desconocido", tuiteó Buhari el miércoles por la tarde. "Me gustaría asegurarles que estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para garantizar el regreso seguro de todas ellas".