Un satélite construido para España fue lanzado el jueves en un cohete desde California y puesto en órbita con éxito, creando un breve espectáculo de luces al crear un arco mientras sobrevolaba el océano Pacífico al oeste de Los Ángeles.

El cohete SpaceX Falcon 9, que usó una primera fase que ya había sido usada en otro lanzamiento, despegó a las 6:17 de la mañana desde la Base Aérea de Vandenberg.

Muchos californianos esperaban ver un espectáculo parecido al que causó el Falcon 9 el 22 de diciembre, lanzado cuando el tiempo estuvo excepcionalmente despejado durante el crepúsculo, pero esta vez el cielo estuvo mucho más luminoso, lo cual hizo que la cola de humo se viera menos brillante.

La primera fase del Falcon fue usado en agosto para lanzar un satélite para Taiwán y fue recuperada después de que aterrizó sobre una embarcación sin tripulación en el Pacífico. Esta vez, no se hicieron esfuerzos para recuperar la primera fase, que cayó en el mar.

SpaceX, sin embargo, estaba tratando de recuperar el “fairing”, una cobertura aerodinámica que protege al satélite durante la primera fase del lanzamiento y generalmente es desechado después de llegar a una altura en la que la densidad atmosférica es baja.

El fundador de SpaceX Elon Musk tuiteó que el sistema de “fairing” soltó un paracaídas y se trató de agarrarlo mientras caía, probablemente con un aparato aéreo, pero eso no funcionó.

"Se nos fue por solo cientos de metros, pero el “fairing” cayó intacto en el agua. Debemos de atraparlo con paracaídas un poco más grandes para reducir la velocidad de la caída", tuiteó Musk. Una de las estrategias claves de Musk es recuperar y reusar las piezas grandes de sus cohetes.

La carga principal del cohete fue un satélite llamado PAZ para el operador español de satélites Hisdesat. Tiene instrumentos avanzados para generar imágenes de radar de la Tierra para propósitos gubernamentales y comerciales, así como sensores para rastrear embarcaciones y medir cambios climáticos.

El satélite fue diseñado para una misión de cinco años y medio, para cubrir la órbita terrestre 15 veces al día a una altitud de 514 kilómetros (319 millas), cubriendo todo el planeta cada 24 horas.