El poderoso Partido Comunista de Grecia prometió organizar manifestaciones contra las subastas en línea de las casas cuyas hipotecas fueron ejecutadas, lo que aumentó la presión sobre el gobierno, que ha prometido a los acreedores internacionales acelerar el proceso de subastas hipotecarias.

Más de 2.000 manifestantes del sindicato del partido formaron parte de una protesta en el centro de la ciudad de Atenas contra las subastas, las cuales se reanudaron el miércoles tras meses de retrasos.

Hasta ahora, las manifestaciones contra las subastas en los tribunales y en las notarías públicas han sido lideradas por grupos izquierdistas más pequeños.

Las instituciones de la Unión Europea que participan en el rescate de Grecia presionaron a Atenas para que garantizara que las subastas procederán.

Esta semana, debido a las subastas pospuestas, los acreedores retrasaron el pago de un abono del préstamo de rescate al gobierno por un valor de 5.700 millones de euros (7.100 millones de dólares).