Una sonda espacial europea ha entrado en órbita alrededor de Marte para analizar su atmósfera y buscar posibles señales de vida.

La Agencia Espacial Europea dijo el martes que su sonda Trace Gas Orbiter realizó con éxito una maniobra difícil que consiste en hundirse en la atmósfera superior del planeta para perder velocidad.

La sonda empezará a buscar en abril rastros de gases como el metano, que podrían ser producto de la actividad biológica o geológica. También buscará hielo, que podría ser útil para futuros descensos sobre el planeta.

Un radio fabricado por la NASA ayudará a transmitir señales de los exploradores estadounidenses sobre la superficie a la Tierra.

Europa planea enviar un explorador en 2021. Un ensayo europeo resultó destruido al caer sobre la superficie de Marte en 2016.