Con base en una gran variedad de registros públicos, entrevistas a amistades y familiares e interacciones por internet, todo indica que Nikolas Cruz, el presunto autor de una masacre en una escuela secundaria que causó 17 muertos, era inestable y violento hacia sí mismo y hacia quienes lo rodeaban _y cuando su conducta amenazante fue notificada, las autoridades competentes hicieron poco por detenerla.

De acuerdo con reportes, Cruz abandonó una casa rodante en los suburbios del condado Palm Beach en noviembre porque su benefactora le dio un ultimátum: tú o la pistola.

El diario The Palm Beach Post publicó que Rocxanne Deschamps aseguró que "él compró una pistola y quería traerla a mi casa" en declaraciones públicas que ahora han sido eliminadas de su página de Facebook.

Chad Bennett, un amigo de Deschamps, señaló que Cruz "eligió la pistola y se fue".

Cruz luego se fue a vivir con otros familiares; su madre falleció en noviembre y su padre había muerto hace varios años.

La agencia de bienestar infantil de Florida investigó a Cruz después que él se grabó en un video cortándose a sí mismo, pero la agencia concluyó que el joven era estable, según los registros estatales.

El diario The Sun-Sentinel reportó que el Departamento de Niños y Familias (DCF, por sus siglas en inglés) de Florida realizó una pesquisa cuando Cruz publicó un video en la red social Snapchat en que aparecía realizándose cortes en los brazos en 2016.

Cruz, entonces de 18 años, fue catalogado como una "presunta víctima" de negligencia médica y supervisión inadecuada. Su madre adoptiva, Lynda Cruz, entonces de 68 años, fue identificada como la "presunta perpetradora".

"El Sr. Cruz estaba en Snapchat cortándose en ambos brazos", fue reportado a la línea directa de alerta del DCF en agosto de 2016. "El Sr. Cruz tiene cortes recientes en ambos brazos. El Sr. Cruz dijo que planea salir y comprar un arma. Se desconoce para qué está comprando el arma".

Según el periódico, la investigación del DCF terminó el 12 de noviembre. La agencia concluyó que Cruz no había sufrido maltratado de su madre, que estaba recibiendo atención adecuada de un consejero de salud mental y que asistía a la escuela.

Personal del centro de salud mental "acudió y lo evaluó (a la víctima y), lo encontró lo suficientemente estable como para no ser hospitalizado", indicó el informe del departamento.

Cruz había sido diagnosticado con autismo, un trastorno neurológico que a menudo lleva a la torpeza social y el aislamiento, así como con trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Tres adolescentes aseguraron a Buzzfeed el sábado que Cruz se tornó celoso e iracundo cuando su entonces novia puso fin a su relación y empezó a salir con alguien más.

El FBI reveló que el mes pasado fue prevenido de que Cruz tenía un "deseo de matar", que tuvo acceso a armas y que podría estar planeando un ataque, pero sus agentes no realizaron ninguna investigación. El gobernador ha exigido la renuncia del director del FBI.

Una persona cercana a Cruz llamó a la línea de alertas del FBI el 5 de enero y proporcionó información sobre las armas de Cruz y su conducta errática, incluyendo perturbadores mensajes por redes sociales. La persona se dijo preocupada de que Cruz pudiera atacar una escuela.

En un comunicado, la agencia reconoció que la advertencia debería haberse compartido con la oficina del FBI en Miami e investigada, pero no lo fue. La alarmante confesión se da en un momento en que la agencia de antemano enfrenta críticas por la manera en que atendió una alerta sobre el comentario que un tal "Nikolas Cruz" publicó en YouTube el año pasado en que aseguraba que "me voy a convertir en un tirador profesional escolar".

El FBI investigó el comentario pero no determinó quién lo realizó.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dijo que el tiroteo que cobró 17 vidas el miércoles era una "trágica consecuencia" de los tropiezos del FBI y ordenó una investigación a los procesos del Departamento de Justicia. Añadió que ahora queda claro que a la máxima agencia del orden púbico del país se le fueron las señales de advertencia.

El jefe de la policía del condado Broward, Scott Israel, indicó que su oficina había recibido más de 20 llamadas respecto a Cruz en los últimos años.

Cruz enfrenta 17 cargos de asesinato en primer grado por el ataque del miércoles en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas, y se encuentra en la cárcel del condado Broward sin derecho a fianza.

___

Lush reportó desde St. Petersburg, Florida.