Si resulta elegido al Senado por Utah, y debido a su extensa trayectoria, muchos republicanos creen que Mitt Romney podría asumir en esta cámara el papel de John McCain, de estadista ilustre y contrapeso a un presidente que muchos miembros del Partido Republicano consideran divisivo e indigno.

Romney, candidaro a la Casa Blanca en el 2012, es uno de los nombres más conocidos en la política estadounidense. Él ha sido un empresario exitoso, gobernador de Massachusetts, estado de tendencia demócrata; socorrista de las Olimpiadas y, más recientemente, uno de los críticos republicanos más feroces del presidente Donald Trump.

McCain se apresuró en elogiar a Romney, su rival en la nominación presidencial del 2008. Poco después de que Romney anunció su postulación al Senado el viernes, McCain tuiteó que Romney "ha demostrado al país lo que significa liderar con honor, integridad y urbanidad. El pueblo de #Utah y el país necesitan voces fuertes, servicio y resolución ahora más que nunca".

El senador Richard Shelby, republicano por Alabama, dijo que Romney traería al Senado el prestigio de los puestos que ha tenido antes, si resulta elegido sucesor del senador Orrin Hatch en Utah, estado fuertemente republicano.

"Creo que él será algo extra-extra para el Senado", dijo Shelby, calificando a Romney de "hombre reflexivo" y líder que a los 70 años es lo suficientemente mayor como para ser un estadista ilustre.

Shelby, de 83, ha tenido sus diferencias con Trump. Se opuso públicamente a un caandidato republicano al Senado por Alabama que fue respaldado por Trump, en una contienda que tuvo gran repercusión el año pasado. Antes de esa elección, Shelby dijo: "El estado de Alabama merece algo mejor" que Roy Moore, exjuez acusado de haber tenido relaciones sexuales con muchachas adolescentes hace décadas.

___

Siga a Matthew Daly en http://twitter.com/MatthewDalyWDC