Putin: Lista rusa es una medida hostil de enemigos de Trump

Con cierta ironía y desdén, el presidente ruso Vladimir Putin calificó el martes como una medida hostil y “estúpida” la lista de empresarios y políticos rusos que forma parte de una nueva ronda de...

Con cierta ironía y desdén, el presidente ruso Vladimir Putin calificó el martes como una medida hostil y “estúpida” la lista de empresarios y políticos rusos que forma parte de una nueva ronda de sanciones, pero dijo que el Kremlin se abstendrá de cualquier represalia por el momento.

La renuencia de Putin para criticar a Trump muestra que el mandatario todavía espera normalizar las relaciones con Washington. Al mismo tiempo, la medida tomada por Estados Unidos podría ayudar al dirigente ruso a obtener su reelección en marzo.

Algunos observadores advirtieron que la lista de 210 nombres, un quién es quién dentro de la burocracia y élite empresarial rusa, podría avivar los sentimientos antioccidentales en Rusia e impulsar el apoyo hacia Putin.

El presidente ruso inmediatamente la aprovechó para tocar una fibra sensible y señaló que aquellos en la lista negra de Estados Unidos controlan compañías que dan empleo a millones de rusos. Proyectó la medida como un golpe para la gente común.

“Todos nosotros, los 146 millones, hemos sido puestos en algún tipo de lista”, dijo Putin en una reunión con activistas de su campaña presidencial. “Ciertamente, esta es una medida poco amigable, que exacerba aún más las ya tensas relaciones entre Rusia y Estados Unidos, y daña las relaciones internacionales en general”.

La lista, ordenada por el Congreso en respuesta a la presunta injerencia rusa en la campaña presidencial de 2016, había provocado temor entre los rusos adinerados de que podrían ser incluidos en una lista negra informal en el sistema financiero global.

Sin embargo, el gobierno de Trump indicó que había decidido no aplicar nuevas sanciones a nadie en la lista, al menos por ahora, y algunos legisladores estadounidenses acusaron a Trump de otorgarle a Rusia vía libre, avivando más los cuestionamientos sobre su disposición de enfrentar a Moscú.

Putin, cuyos niveles de aprobación alcanzan el 80%, está encaminado a ganar fácilmente otro mandato de seis años en las elecciones presidenciales programadas para el 18 de marzo. De obtener la victoria se convertiría en el mandatario con más años en el poder desde José Stalin, pero el Kremlin ha estado preocupado de que la apatía de los votantes podría hacer que su desempeño sea menos impresionante.

La lista de Washington podría ayudar a Putin a consolidar su base de apoyo al pulir su imagen de un líder fuerte que hace frente a un Estados Unidos hostil, indicaron algunos observadores.

“Este es un regalo para Putin en el contexto de una campaña presidencial”, dijo Andrei Kolesnikov del Centro Carnegie en Moscú.

Agregó que el Kremlin probablemente utilice la medida estadounidense para hacer ver a la oposición rusa como un títere occidental.

Putin señaló sarcásticamente que le “dolía” que su nombre no estuviera en la lista. Enfatizó que la nueva lista se produjo mientras Washington espera que Moscú coopere para lidiar con las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte y con el problema nuclear iraní.

“Miren, ¿no es esto estúpido? Están poniendo a Rusia en la misma liga con Corea del Norte e Irán, y al mismo tiempo nos están pidiendo que nos involucremos en resolver el problema nuclear con Corea del Norte y que pensemos qué se puede hacer en cuanto al tema iraní”, señaló Putin.