Macri congela salarios de altos funcionarios en Argentina

El ajuste también le llegó a la política en Argentina.El presidente Mauricio Macri anunció el lunes un plan de recortes dentro de las estructuras del Estado que incluye la reducción de 1.000 puestos...

El ajuste también le llegó a la política en Argentina.

El presidente Mauricio Macri anunció el lunes un plan de recortes dentro de las estructuras del Estado que incluye la reducción de 1.000 puestos políticos, congelar salarios de funcionarios de mayor jerarquía durante este año y el despido de los familiares de ministros designados en la función pública.

La medida implicará un ahorro para las arcas públicas de 1.500 millones de pesos (75 millones de dólares), justo en momentos en que la población enfrenta subas de combustibles y en las tarifas de transporte y de servicios públicos que han desgastado la popularidad del mandatario.

“Si los argentinos hacen su aporte, quienes somos parte de la política tenemos que redoblar el esfuerzo y dar el ejemplo”, dijo Macri durante un acto en la Casa de Gobierno, en su primera actividad oficial en el país tras una gira por Europa en busca de inversiones.

El primer anuncio consiste en reducir un 25% la estructura jerárquica de la administración pública nacional, que incluye 20 ministerios, secretarías de Estado, subsecretarias, direcciones nacionales y generales, institutos y organismos. Algunos funcionarios serán reubicados en otras dependencias y otros serán despedidos, explicó Andrés Ibarra, ministro de Modernización y mentor del recorte.

Por otra parte, los funcionarios de mayor jerarquía __ministros, secretarios y subsecretarios de Estado__ no recibirán aumentos de salarios este año, pese a que les corresponde por ley recibir una mejora cuyo porcentaje se define en las negociaciones salariales anuales entre sindicatos y patrones.

En una resolución más política que económica, Macri dijo que también firmará un decreto por el cual ningún ministro podrá tener familiares designados en la administración pública. Con esta decisión, busca amortiguar el impacto negativo que tuvo para el gobierno el escándalo que involucró al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, tras la difusión de un audio en el cual el funcionario insultó y despidió a su empleada doméstica, quien no estaba registrada ante el fisco.

Triaca tiene además a su esposa, a dos hermanas y a un cuñado ocupando puestos en distintas dependencias del Estado.

“Sé que con esta medida vamos a perder colaboradores muy valiosos del equipo y eso me da mucha pena, pero siempre dijimos que queríamos hacer un país más transparente”, explicó el presidente.

Si bien el anuncio tiene poco impacto en el presupuesto anual del Estado, Macri también pretende que este ajuste sea replicado por los gobernadores y alcaldes con el objetivo de reducir el abultado déficit fiscal.

“Espero que este ejemplo sea seguido por la política argentina”, subrayó el presidente.