Reproduce a mano, durante meses y sin ayuda digital los escenarios de su mundo interior

  • La artista coreana Lee JeeYoung crea de modo artesanal interpretaciones visuales de experiencias vitales íntimas.
  • En su estudio de tres por seis metros cuadrados construye minuciosos decorados con papel, cartón, tela, elementos baratos y reciclados...
  • Una exposición reúne las escenas de esta serie de fotos con las que JeeYoung ilustra sueños, pesadillas, esperanzas, conflictos con su entorno social...
´Habitación del pánico´, una de las fotos de la artista coreana
´Habitación del pánico´, una de las fotos de la artista coreana
JeeYoung Lee - Opiom Gallery

"Esta pieza tiene que ver con las habitaciones de juego y con los recuerdos que tengo de mi infancia escondiéndome en un armario como vía de escape". La coreana Lee JeeYoung (1983) tiene explicación para cada detalle de las escenas que diseña. Con un mareante damero "op art" expresa el "caos emocional" que le supuso "enfrentar cambios" en su entorno conocido. Aunque críptica, simboliza en cada imagen experiencias vitales íntimas que la convirtieron en quien es ahora.

La artista materializa sus sentimientos, recuerdos y sueños en fotografías. Las visiones no son realistas, pero sí sinceras, tanto que no utiliza programas de retoque fotográfico para crearlas. Durante semanas y a veces meses, construye a mano los decorados de los escenarios fantásticos que imagina.

Stage of Mind (Escenario de la mente) —en la galería Opiom de Cannes (Francia) del 7 de febrero al 7 de marzo— presenta por primera vez en Europa la obra de Lee JeeYoung con una amplia colección de la serie de fotos de tinte autobiográfico que amplía desde 2007.

Tuberías industriales, abanicos azules, enormes cáscaras de huevo...

En medio de cada laberinto de tuberías industriales, abanicos azules, ratas blancas o enormes cáscaras de huevo partidas está la artista autorretratada. A pesar de ser la única presencia humana, nunca enseña la cara: no se trata de mostrar su aspecto, sino de reflexionar sobre su identidad: "Reconstruyo mis sentimientos y situaciones vitales. Los decorados y los accesorios y objetos simbólicos que hay en ellos sirven para crear escenas de una manera metafórica (...). Trato de visualizar mi mundo interior".

Se siente perdida en el limitado rol social que desempeña en la sociedad coreanaJeeYoung se siente en el estudio de tres por seis metros cuadrados como en el armario de la infancia, segura en un territorio conocido sobre el que tiene el control total. De modo artesanal, pinta y construye pacientemente nenúfares y cuervos de papel; hace composiciones con elementos baratos y reciclados como ratas blancas de plástico, botellas pintadas y libros viejos.

Sus escenas ilustran esperanza y desconsuelo; la aterradora realidad de tener que "competir por unos recursos limitados para poder sobrevivir", pesadillas en forma de clips gigantes enganchados entre sí, una ensoñación infantil de la que forzosamente hay que despedirse... La artista reconoce sentirse perdida en el limitado rol social que se ve obligada a desempeñar en la sociedad coreana: "No soy ni demasiado joven ni lo suficientemente mayor. Soy una adulta, pero no puedo ser clasificada como totalmente adulta".