Un juez federal ordena a Arizona a transparentar la negación de licencias a inmigrantes

  • El estado negó las licencias a gente ingresada sin permiso, pero luego extendió la prohibición para incluir a las personas de deportación postergada.
  • La oficina de la gobernadora Jan Brewer debe entregar algunos de los documentos a los demandantes en un plazo de catorce días.
<p>Luis Benítez es uno de los primeros estudiantes sin papeles que ha obtenido la licencia de conducir gracias a la Acción Diferida de Obama.</p>
Luis Benítez es uno de los primeros estudiantes sin papeles que ha obtenido la licencia de conducir gracias a la Acción Diferida de Obama.
RUBÉN MORENO

Un juez federal ordenó el miércoles a la oficina de la gobernadora de Arizona Jan Brewer que entregue algunos documentos internos sobre su política de negar licencias de manejo a personas que fueron traídas ilegalmente al país siendo niños pero que cuentan ahora con permiso para permanecer en Estados Unidos bajo un nuevo programa federal.

El estado negó primero las licencias a gente que fue ingresada sin permiso, pero en septiembre extendió la prohibición para incluir a todas las personas cuya deportación fue postergada. Activistas defensores de los derechos de los inmigrantes demandaron para bloquear la política, argumentando que era inconstitucional.

Grupos de activistas solicitaron al juez federal de distrito David Campbell ordenar al personal de Brewer y al Departamento de Transporte de Arizona entregar documentos que llevaron a la política y a sus cambios posteriores. Abogados de Brewer dicen que los comunicados internos y correos electrónicos están protegidos por el privilegio abogado-cliente.

En el fallo de 11 páginas, el juez Campbell determinó que la oficina de Brewer debe entregar algunos de los documentos a los demandantes en un plazo de 14 días. No quedó claro de inmediato qué contienen esos documentos, y el personal de Brewer no respondió de inmediato la tarde del miércoles una solicitud de comentario de The Associated Press sobre la orden del juez.

La controversia sobre la política de licencias de manejo de Arizona inició después que el gobierno del presidente Barack Obama tomó medidas administrativas en 2012 para proteger de la deportación a miles de inmigrantes jóvenes.

Los solicitantes de ingreso al programa de deportación diferida deben haber llegado a Estados Unidos antes de haber cumplido 16 años, ser menores de 30, haber estado en el país al menos cinco años continuos, estar en la escuela, o haberse graduado de secundaria o de un programa de desarrollo de educación general, o haber prestado servicio en las fuerzas armadas. Además se les permitió solicitar un permiso de trabajo renovable por dos años.

Campbell determinó en mayo pasado que la política de Arizona de negar licencias de manejo a jóvenes que recibieron postergación de deportación era probablemente discriminatoria. Eso es porque algunos inmigrantes con permisos de trabajo similares obtienen licencias de manejo, mientras que esos inmigrantes jóvenes protegidos bajo el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, del presidente Obama, no pueden.

Pero el juez rechazó bloquear la política y activistas acudieron a la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito.