Las autoridades palestinas retiraron a su enviado en Pakistán después que participó en una marcha en Rawalpindi con un clérigo radical ligado a los ataques de Mumbai en 2008.

El enviado palestino Walid Abu Ali compartió el escenario en el evento del viernes, realizado para protestar por el reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como la capital de Israel, con Hafiz Saeed, el líder del movimiento Jamaat-ud-Dawa.

El Departamento de Estado norteamericano ha fijado una recompensa de 10 millones de dólares por Saeed por su presunta relación a los ataques en Mumbai que cobraron 166 vidas.

En un comunicado el sábado dirigido a La India, el Ministerio Palestino de Relaciones Exteriores indicó que la participación del enviado "ante la presencia de individuos acusados de apoyar el terrorismo" fue "un error involuntario, pero no justificado". Agregó que el enviado ha sido retirado de su cargo.