La pista ofrecida por un diplomático australiano parece haber ayudado a persuadir al FBI para que investigara la intromisión rusa en las elecciones estadounidenses y la posible coordinación con el equipo de campaña de Donald Trump, publicó el sábado el diario The New York Times.

El Times precisó que durante una reunión en Londres en mayo de 2016, el entonces asesor de la campaña de Donald Trump George Papadopoulos le dijo al diplomático, Alexander Downer, que Rusia tenía miles de correos electrónicos que incriminaban a la entonces rival demócrata de Trump, Hillary Clinton.

Downer, quien fue ministro de Exteriores, es el máximo diplomático de Australia en Gran Bretaña.

El diplomático australiano le pasó entonces esa información al FBI después de que los correos electrónicos demócratas fueron filtrados, según el Times, que citó a cuatro funcionarios actuales y antiguos de Estados Unidos y extranjeros con conocimiento directo del papel de los australianos. Trump era entonces el candidato republicano a la Casa Blanca en las elecciones generales de 2016.

"El hackeo y la revelación de que un miembro de la campaña Trump pudo haber tenido información interna sobre él fueron factores determinantes que llevaron al FBI a abrir una investigación en julio de 2016", dijo el periódico.

El abogado de la Casa Blanca Ty Cobb se negó a hacer comentarios, diciendo en una declaración que el Poder Ejecutivo continúa cooperando con la investigación que ahora dirige el fiscal especial Robert Mueller, a fin de "ayudar a completar su investigación de manera expedita".

Papadopoulos se ha declarado culpable de mentirle al FBI y ahora es un testigo que coopera con la investigación. Los documentos judiciales muestran que se reunió en abril de 2016 con Joseph Mifsud, un profesor de Londres que le contó sobre la existencia de una cantidad importante de correos electrónicos interceptados a Clinton.

Esto fue antes de que el Comité Nacional Demócrata se diera cuenta del alcance de la intrusión en sus sistemas de correo electrónico por parte de hackers vinculados más tarde al gobierno ruso.

El Times dice que Papadopoulos compartió esta información con el diplomático australiano, pero no quedó claro si Downer también compartió la información con alguien de la campaña Trump.