Varios videos que circulaban el sábado en las redes sociales mostraron al hombre que abrió fuego fuera de una iglesia cristiana egipcia y una tienda cercana propiedad de un copto, caminando tranquilamente sin ser cuestionado en una calle residencial durante casi 10 minutos, antes de desatar un ataque que mató a por lo menos nueve personas.

Una vez iniciado el tiroteo, los videos muestran que el pistolero solo se detiene de vez en cuando para abrir fuego contra sus perseguidores antes de ser abatido fatalmente.

Las imágenes del hombre armado mostrando sangre fría a los pocos minutos del ataque del viernes contrastó con las versiones de autocomplacencia con la que los medios de comunicación progubernamentales informaron del ataque el sábado, con su cobertura centrada en cómo la policía impidió "exitosamente" que el pistolero del grupo extremista Estado Islámico irrumpiera en la iglesia y usara una bomba que supuestamente le fue encontrada cerca del cuerpo.

Los videos desataron un aluvión de críticas hacia el manejo de la policía del tiroteo, muchas de ellas ridiculizando a las autoridades tras los abundantes elogios de los medios hacia los agentes.

El Ministerio del Interior, que supervisa a la policía, dijo que el pistolero fue herido y arrestado, mientras que el Ministerio de Salud dijo que fue asesinado a tiros. No fue posible saber por el momento la razón de la discrepancia.

Tampoco estaba claro si el pistolero actuó solo cuando abrió fuego contra la iglesia y la tienda cercana, ambas en el suburbio sureño de Helwan, en la capital egipcia.

Un alto funcionario de seguridad, citado de forma anónima por la agencia noticiosa oficial MENA, dijo que el pistolero fue uno de dos atacantes. La agencia de noticias del grupo Estado Islámico, Aamaq, respaldó la afirmación de MENA, diciendo que el ataque fue realizado por un "destacamento de seguridad", indicando así que hubo más de un atacante. Agregó que un atacante fue muerto.

"La vigilancia de las fuerzas de seguridad impide una masacre en la iglesia de Mar Mina", fue el titular del diario progubernamental Al-Watan. El titular de primera plana del periódico estatal Al-Gomhuria usó una idea parecida en su propio titular: "La alerta derrota al terror y las conspiraciones".

El ataque ocurrió justo cuando se reforzaron las medidas de seguridad en las iglesias cristianas y otros sitios en Egipto de cara a la Navidad, que los coptos ortodoxos celebran el 7 de enero. Los agentes custodiaban iglesias y estaban apostados en calles vecinas en todo El Cairo.

El presidente Abdel-Fatá el-Sisi presidió las reuniones recientes con sus asesores de seguridad sobre las medidas a tomar para el Año Nuevo y la Navidad ortodoxa.

El Ministerio del Interior identificó al atacante como Ibrahim Ismail Mostafa quien, según esa instancia, había perpetrado ataques en el pasado.

Poco antes el mismo individuo había disparado contra una tienda propiedad de un cristiano, dijo el Ministerio del Interior.

___

La periodista de The Associated Press Maggie Michael en El Cairo contribuyó para este despacho.