Un tribunal egipcio condenó al expresidente islamista Mohammed Morsi y otras 18 personas por insultar a la judicatura, sentenciándolos a tras años de prisión.

Entre los acusados en el caso se encuentran el prominente activista de derechos humanos Alaa Abdel-Fattah y el analista político Amr Hamzawy, a quienes también les fue impuesta una multa de 30.000 libras egipcias (1.688 dólares). Abdel-Fattah cumple una sentencia de cinco años de prisión por participar en una protesta ilegal en 2013. Hamzawy vive en el exilio.

El veredicto del sábado puede ser apelado.

Morsi, el primer presidente de Egipto electo democráticamente, fue derrocado por las fuerzas militares en 2013 después de protestas multitudinarias contra su divisivo mandato de un año. Desde entonces ha enfrentado juicios por diferentes cargos, entre ellos espionaje y conspiración con grupos extranjeros.

Desde 2013, Egipto ha realizado operativos contra islamistas, encarcelando a miles de ellos así como a activistas seculares y liberales.