Apple se disculpó el jueves por reducir secretamente la velocidad de modelos viejos del iPhone, lo cual dijo era necesario para evitar que el dispositivo se apagara de manera inesperada por el agotamiento de la batería.

Muchos clientes interpretaron las acciones de la compañía como una forma de generar demanda para sus nuevos modelos de smartphones, y las sospechas se incrementaron por el hecho de que Apple no reveló inicialmente la reducción de velocidad ni explicó los motivos para hacerlo.

Apple también anunció que bajará el precio de su batería de reemplazo a 29 dólares. La batería de reemplazo tenía un costo previo de 79 dólares para aquellos que no contaban con el plan de mantenimiento Apple Care.

“Nos disculpamos”, dijo la compañía en su sitio web. “Nunca hemos hecho — ni haríamos — nada que reduzca intencionalmente el tiempo de vida de cualquier producto Apple, ni degradar la experiencia del usuario para impulsar las actualizaciones de los usuarios”.

El plan de reemplazo comenzará a finales de enero para todos los que cuenten con un modelo de iPhone 6 o posterior que requiera de una nueva batería.

Apple presentará a principios del año una actualización de su sistema operativo para brindarles a los usuarios un mejor entendimiento de la condición de la batería de su dispositivo y puedan ver si ésta afecta su rendimiento.

Los clientes no tardaron en expresar su molestia después de que este mes se difundiera un reporte que sacó a relucir la reducción intencional de velocidad durante unas pruebas de rendimiento. Fue hasta ese momento que Apple reconoció que la reducción de velocidad se debía a un parche que lanzaron el año pasado. Las acciones de la compañía cayeron 2,5% el martes y fue hasta el jueves que se recuperaron parcialmente. También se vieron perjudicadas después de que los analistas pronosticaron una menor demanda para el iPhone X.

Al menos cinco grupos, con clientes de Texas, Illinois, California y Nueva York, interpusieron demandas en contra de la compañía a causa de la reducción de velocidad.

Ben Bajarin, analista de Creative Strategies, dijo que Apple se colocó en una posición difícil al tener que explicar lo sucedido para afrontar el hecho de que todas las baterías de iones de litio se degradan con el tiempo.

“El error — si es que lo hubo — fue no haber sido más transparente”, dijo. “En verdad intentaban que los iPhones de les duraran más tiempo a las personas”.