Saúl Galindo, diputado en el congreso estatal de Jalisco, en el norte de México, fue asesinado el jueves en la localidad de Tomatlán cuando viajaba por una carretera con lo que se convierte en el segundo político asesinado en este estado en una semana.

La fiscalía del estado informó en un comunicado que Galindo, miembro del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, viajaba en una camioneta con su hijo cuando fueron interceptados por un vehículo del que se bajaron seis sujetos con armas de fuego con las que agredieron al legislador y luego huyeron.

Su hijo, que no resultó lesionado, lo trasladó al hospital de Tomatlán pero el político murió a causa de los dos impactos de escopeta que recibió, uno en la cabeza y otro en el pecho.

Víctor Hugo Prado, representante de su partido en Jalisco, condenó el asesinato y exigió a las autoridades federales que colaboren con las estatales para esclarecerlo mediante una investigación “objetiva” y “certera”. Añadió que Galindo planeaba postularse para alcalde de Tomatlán.

Prado recordó, además, que se trata del segundo asesinato de un miembro de su partido en una semana. El día de Nochebuena acuchillaron a Salvador Magaña en otra localidad pero también en el estado de Jalisco.

Magaña había sido muy activo en la defensa de cuestiones medioambientales.