La cámara baja del Parlamento indio aprobó el jueves un proyecto de ley que prohíbe el divorcio instantáneo y castiga a los maridos que lo realizan con hasta tres años de prisión.

Hace varios meses la Corte Suprema sentenció que la ley musulmana que permite al hombre divorciarse instantáneamente de su mujer es anticonstitucional.

Varios partidos opositores criticaron al gobierno del primer ministro Narendra Modi por no discutir el proyecto antes de enviarlo al Parlamento. El proyecto pasa ahora a la cámara alta, que debe aprobarlo para que pueda convertirse en ley.

Una veintena de países musulmanes, incluidos Pakistán y Bangladesh, han prohibido esa práctica. Pero en la India se permite a las comunidades musulmana, cristiana e hindú que sigan aplicando sus leyes religiosas en materia de matrimonio, divorcio, herencia y adopción.

Si bien la mayoría de las leyes hindúes referidas a las personas han sido reformadas y codificadas, las leyes musulmanas permanecen en gran medida intactas y sujetas a lo que decida la autoridad religiosa.

La activista por los derechos de las mujeres Zakia Soman dijo que las mujeres musulmanas padecen de discriminación legal, en tanto las hindúes y cristianas gozan de la protección de otras leyes.

La mayoría de los 170 millones de musulmanes en la India son suníes que se rigen por el Derecho Personal musulmán en asuntos y disputas familiares. Bajo esas leyes, un hombre puede divorciarse de su mujer con solo repetir tres veces la palabra árabe “talaq”, o divorcio. Y no está obligado a hacerlo de manera consecutiva sino que puede hacerlo en cualquier momento y por cualquier medio, incluido el teléfono, mensaje de texto o red social.

Kamal Farooqi, un dirigente de la agrupación de organizaciones islámicas All India Muslim Personal Board, dijo que ésta se opone al divorcio instantáneo, pero también a que el gobierno o las cortes se entrometan en asuntos religiosos.

Dijo que la junta estaba a favor de dejar el asunto del divorcio en manos de la comunidad musulmana. Pero activistas musulmanes progresistas deploraron la posición de la junta.