En una muestra de que la desaceleración de los precios ha sido más lenta que lo esperado, el gobierno argentino anunció el jueves nuevas metas de inflación: de 15% el próximo año, 10% en 2019 y de 5% en 2020.

“Hemos decidido recalibrar las metas de inflación y hemos demorado un año nuestro objetivo último de inflación de 5%?, dijo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado de otros funcionarios.

Las nuevas metas de inflación del gobierno del presidente Mauricio Macri están en la línea de los cálculos de economistas privados. El alza de los precios es uno de los principales problemas de la economía argentina.

Tras el anuncio, la cotización del dólar subió 67 centavos a 19,46 pesos argentinos, precio récord para el mercado minorista. En contraste, el índice Merval donde cotizan las acciones de las principales compañías subió 2,68 por ciento.

“Ratificamos nuestro compromiso antiinflacionario y cuando corremos los objetivos a un año, tomamos nota de que hoy tenemos más información que la que teníamos en enero de 2016 (tras la asunción de Macri). Pero redoblamos esfuerzos para alcanzar las metas”, afirmó Dujovne.

Según el ministro, si Argentina cumple sus metas de inflación crecerá 3,5% los próximos años y eso ayudará a reducir la pobreza que afecta a cerca de un tercio de los argentinos.

El presupuesto para 2018 recientemente aprobado contemplaba un alza anual del costo de vida de 15,7% promedio, mientras que el Banco Central manejaba una tasa de 10%.

“La decisión no fue del todo sorprendente. El Banco Central estaba en camino de perder la meta (de inflación) de este año de 17 por ciento por un margen significativo ya que se espera que la inflación sea superior a 23 por ciento”, opinó el analista Daniel Kerner de la consultora Euroasia Group.

El analista recordó además que con los aumentos previstos en tarifas de transporte público, energía y combustibles “es de esperar que la presión inflacionaria se mantenga alta en los próximos meses”.

Federico Sturzenegger, titular del banco emisor, dijo que “hay un proceso desinflacionario consolidado” aunque reconoció que no se cumplió la meta de inflación para este año. El gobierno cree que en 2017 el alza de los precios será de 21%.

El jefe del gabinete de ministros, Marcos Peña, apuntó que "la economía está creciendo en manera sustentable” y que se logró “salir de un populismo político y económico". El funcionario reconoció que la vulnerabilidad de la economía se refleja “en ese déficit que tenemos que ir reduciendo”.

El gobierno considera que en 2017 cumplió la meta de déficit fiscal primario (antes del pago de intereses la deuda) de 4,2% del Producto Interno Bruto (PBI). Las metas fiscales de reducción de déficit fueron fijadas en 3,2% para 2018; 2,2% para 2019 y 1,2% para 2020.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, afirmó que el país necesitará financiamiento por 30.000 millones de dólares en 2018 y 26.000 millones de dólares en 2019.

Según el gobierno, el gasto de la administración pública nacional ha bajado 1,1 punto del PBI en 2017.

Las políticas de ajuste de Macri, un conservador que llegó al poder en diciembre de 2015, han incrementado la conflictividad social en los últimos meses.