Dieciséis nuevos pacientes y sus familias fueron evacuados de suburbios rebeldes sitiados de la capital siria, dijo el jueves el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Por otra parte, el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos dijo que el conflicto en Siria mató a 39.000 personas en 2017, a pesar de la creación de zonas de “desescalada” por Rusia, Irán y Turquía que han reducido los enfrentamientos en buena parte del país.

El CICR dijo que las nuevas evacuaciones desde Ghouta, un suburbio de Damasco, se realizaron el miércoles por la noche en coordinación con la Media Luna Roja siria. No dio más detalles.

El gobierno estrechó hace poco su asedio sobre el este de Ghouta, donde viven casi 400.000 personas, y se negó a permitir que cientos de enfermos graves llegaran a hospitales situados a apenas unos minutos de viaje, según Naciones Unidas.

El Ejército del Islam, un importante grupo rebelde en el suburbio, indicó que los enfermos graves se están evacuando dentro de un acuerdo condicionado a que la milicia libere a un número igual de prisioneros.

La agencia estatal siria de noticias, SANA, confirmó las evacuaciones indicando que los rebeldes también habían liberado a varias personas, incluidos dos niños.

El Observatorio, que monitorea el conflicto mediante activistas y otras fuentes dentro de Siria, dijo que se evacuaron 17 enfermos desde el martes. Añadió que el Ejército del Islam liberó a 26 personas, entre ellas ocho menores y cuatro mujeres.

El Observatorio dijo que la guerra en 2017 dejó unos 39.000 muertos y pudo documentar a 33.425 de ellos por sus nombres.

El grupo vinculado con la oposición, que registra las bajas de todos los sectores en la guerra, dijo que entre los muertos había 10.507 civiles, 2.923 efectivos del ejército gubernamental y 7.494 yihadistas, en su mayoría del grupo Estado Islámico y una milicia vinculada con Al Qaeda.

Los casi siete años de guerra civil en Siria han dejado unos 400.000 muertos y provocado la crisis de refugiados más grave desde la Segunda Guerra Mundial, ya que unos 5 millones de sirios han huido del país.