Miles de policías se reportan enfermos a diario en Puerto Rico, en parte para exigir el pago de adeudos por las horas extra que trabajaron durante las labores de recuperación del huracán María, en momentos en que la población se muestra cada vez más preocupada por la seguridad en un territorio estadounidense que aún lucha por restaurar en su totalidad la energía eléctrica.

El incremento en las ausencias provocó recientemente que la jefa de policía de Puerto Rico, Michelle Hernández, recomendara el despliegue de elementos de la Guardia Nacional para ayudar a cubrir las vacantes temporales.

“Tenemos una excesiva cantidad de ausencias que no habíamos visto en años previos”, dijo a The Associated Press y destacó que a pesar que los delitos mayores han descendido este año, le preocupa que pueda revertirse esa tendencia.

Sin embargo, la administración del gobernador Ricardo Rosselló rechazó el miércoles la idea de desplegar a la Guardia Nacional.

Generalmente, se ausentan a diario un promedio de 550 policías en Puerto Rico, que cuenta con uno de los departamentos más grandes de cualquier jurisdicción estadounidense, con cerca de 13.000 elementos. Sin embargo, el promedio de ausencias diarias aumentó recientemente a 2.700 agentes.

El secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, dijo que el gobierno ya hizo pagos de horas extra por casi 15 millones de dólares desde el impacto del huracán hace más de tres meses y que el sábado se distribuirán otros 6,4 millones de dólares.

“Hay muchos policías que se están ausentando”, destacó. “Estamos tratando de atender todos los reclamos para incentivar a esos policías a retomar su trabajo”.

Hernández calculó que el gobierno les debe a los agentes 35 millones de dólares adicionales en pagos de horas extra, pero dijo que el departamento sigue computando los registros de asistencia para determinar la cantidad exacta.

Las autoridades señalaron que parte del problema es que Puerto Rico debe esperar a que la Agencia para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos realice el reembolso para el pago de horas extra de los policías, un proceso que lleva tiempo.

Los agentes también están inconformes con otros cambios realizados a causa de la crisis económica en la isla, entre los que se incluyen pensiones más bajas y el fin de pagos por permisos no utilizados, destacó la jefa de policía.

“Se sienten engañados durante los últimos 15 años respecto a sus prestaciones”, declaró Hernández.

La isla lucha por recuperarse de la tormenta de categoría 4 que impactó la región, cobrando la vida de decenas de personas y provocando daños cercanos a los 95.000 millones de dólares.

Entre septiembre y octubre los policías trabajaron turnos de 12 a 15 horas diarias durante los siete días de la semana, afirman grupos a favor de los agentes de la isla, que tienen prohibido sindicalizarse.