Los familiares de 132 policías abatidos este año en el estado de Río de Janeiro realizaron el miércoles una manifestación para honrar su memoria.

Los participantes portaban rosas y exhibían uniformes manchados con pintura roja, y colocaron placas con los nombres de los policías caídos en una cerca que bordea la Laguna Rodrigo de Freitas.

El evento fue organizado por el grupo de derechos humanos Río de Paz.

Este año aumentó la violencia en Río de Janeiro, donde se volvieron comunes los tiroteos entre los agentes y las pandillas criminales.

Aunque algunos de los agentes murieron en enfrentamientos, muchos más murieron cuando no estaban en cumplimiento del deber. La policía local calcula que 80 agentes fallecieron estando en sus días libres.

El número de personas abatidas por policías en todo el estado entre enero y noviembre ascendió a 1.035 según estimados oficiales.