Unas 1.000 personas podrían salir de prisión en Turquía tras ser falsamente acusadas de ser seguidores del clérigo Fethullah Gulen, a quien Ankara responsabiliza de un fallido golpe de estado del año pasado, dijo un fiscal.

Yuksel Kocaman, fiscal general de Ankara, dijo a reporteros el miércoles que el movimiento de Gulen _quien reside en Estados Unidos_ al parecer ha desarrollado un programa según el cual gente inocente parece estar usando un app de mensajes que, según las autoridades, es el que usan los seguidores del clérigo para comunicarse.

Los fiscales consideraban el uso de la app Bylock como prueba de ser seguidor de Gulen. Kocaman denunció que la red de Gulen desarrolló el software a fin de dificultarle a las autoridades identificar a los verdaderos usuarios de la app.

Turquía considera al clérigo responsable del fallido intento golpista de julio de 2016 y ha declarado ilegal a su movimiento. Gulen rechaza las acusaciones.

El gobierno ha arrestado a unas 50.000 personas desde el día del golpe, y otras 110.000 han sido expulsadas de empleos públicos.