El nuevo presidente de Zimbabue Emmerson Mnangagwa designó al ex comandante militar del país como uno de sus dos vicepresidentes, informó el miércoles la prensa estatal, suscitando inquietudes sobre la influencia de las fuerzas armadas tras el derrocamiento de Robert Mugabe el mes pasado.

La designación de Constantino Chiwenga era algo esperado, pues se retiró el mes pasado y según la Constitución, un militar debe retirarse antes de asumir un cargo civil en el gobierno.

Mnangagwa asumió el poder luego que Chiwenga encabezó una toma militar del país que obligó a Mugabe, de 93 años de edad y 37 años como mandatario, a renunciar a la presidencia.

Mnangagwa designó al ex ministro de seguridad Kembo Mohadi como su otro vicepresidente, reportó el diario Zimbabwe Herald, agregando que la toma de posesión se realizará el jueves por la mañana.

Durante el fin de semana Mnangagwa designó a Chiwenga y a Mohadi como vicepresidentes del partido oficialista ZANU-PF, lo que presagiaba la decisión anunciada el miércoles.

Dos ex generales ya ocupan puestos de importancia en el gobierno de Mnangagwa y otro general fue designado comisario del ZANU-PF en un cónclave del partido el 15 de noviembre.

Muchos zimbabuenses apoyaron el alzamiento militar que llevó a la salida de Mugabe, saliendo a la calle a aplaudir a los soldados. Pero ante crecientes inquietudes sobre la presencia militar varias semanas después del levantamiento, el nuevo comandante de las fuerzas armadas Valerio Sibanda declaró el 18 de diciembre que la intervención militar, llamada Operación Restauración del Legado, había concluido oficialmente.

“Ha regresado la normalidad a nuestro país”, dijo Sibanda a reporteros al anunciar que el ejército entregará a la policía las labores policiales cotidianas.