La Estación de Armamento Naval Earle, en donde la Marina de Estados Unidos equipa a sus buques de guerra con algunas de sus armas más sofisticadas, sufrió daños por 50 millones de dólares durante la tormenta Sandy. Ahora, el muelle se fortifica con una protección que definitivamente no es de alta tecnología: ostras.

La instalación le ha permitido a un grupo ambientalista que plante casi kilómetro y medio (una milla) de arrecifes de ostras a unos 400 metros (un cuarto de milla) de la orilla, para fungir como una barrera natural durante las marejadas de las tormentas.

Otras bases militares ya comenzaron también a reclutar ostras. En junio, grupos ambientalistas y aviadores establecieron un arrecife en las costas frente a la Base de Reserva de la Fuerza Aérea Elgin en Florida, y se planean proyectos similares en zonas aledañas. Las ostras también ayudan a proteger la Estación Naval de Norfolk, Virginia.

Existen tres arrecifes de ostras para proteger el museo USS Laffey en Carolina del Sur. Además, instalaciones militares en Alabama y Carolina del norte han desplegado a su personal para ayudar en la construcción de arrecifes de ostras en litorales ajenos a sus bases.

Son algunos de los cientos de lugares en Estados Unidos y el mundo en donde se instalan arrecifes de ostras con el principal objetivo de brindar protección durante las tormentas. Y una propuesta recién presentada ante el Congreso les otorgaría a las comunidades costeras 100 millones de dólares durante los próximos cinco años para crear “litorales vivos” que incluyen arrecifes de ostras.

“Contar con una estructura sólida como un arrecife de ostras absorberá parte de la energía del oleaje”, dijo el portavoz de la Estación Earl, Bill Addison. “Todos los tubos y cables que están actualmente en el muelle, todo eso quedó destruido y tuvo que reconstruirse. Y la base registró muchas inundaciones. ¿Esto nos protegerá de eso? No, pero ayudará bastante en la protección de la base, el complejo y las comunidades aledañas”.

El grupo NY/NJ Baykeeper ha experimentado con ostras en el muelle de la Marina desde 2011, originalmente como un experimento para ver si el molusco, a través de su capacidad natural de filtración, podría ayudar a mejorar la calidad del agua en Raritan Bay (y lo hizo hasta cierto punto).

En el verano de 2016, el grupo plantó un arrecife de ostras principalmente como una medida para la protección contra tormentas, una tendencia que se ha adoptado en todo el mundo durante la última década, según Bryan DeAngelis, coordinador de programa en The Nature Conservancy, en Rhode Island. Todos los estados costeros de Estados Unidos utilizan arrecifes de ostras ya sea para protección contra tormentas, proyectos de filtración de mejoramiento del agua, o ambos.

___

Wayne Parry está en Twitter como: http://twitter.com/WayneParryAC