Fuerzas del gobierno sirio tomaron nuevas tierras al sur de Damasco, cerca de las Alturas del Golán ocupadas por Israel, lo que incrementa la presión sobre los insurgentes.

Las fuerzas y sus aliados arrebataron tres zonas al Comité de Liberación del Levante, una milicia asociada con Al Qaeda, dijo la agencia noticiosa oficialista Syrian Central Military Media. Añadió que sus fuerzas se encuentran a 500 metros del santuario del jeque Abdalá, un lugar sagrado para la comunidad drusa.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que los milicianos están asediados en la aldea de Beit Jin y zonas circundantes luego de una ofensiva de 10 días. Agregó que se negocia la evacuación de los insurgentes a la provincia de Idlib, en poder de los rebeldes.

Israel ha expresado inquietud por el avance de las fuerzas sirias y sus aliados respaldados por Irán hacia su frontera.