El paso anual de George Washington y sus tropas por el río Delaware en el día de Navidad se salvó este año gracias a unos botes fabricados por niños.

Los organizadores temían que el cruce del lunes tuviera que cancelarse debido a que el bajo caudal en el río entre Pensilvania y Nueva Jersey habría impedido que los participantes en la recreación histórica navegaran en sus botes de madera.

Sin embargo, Philadelphia Waterborne, un grupo sin fines de lucro que enseña a alumnos de escuela secundaria e intermedia cómo construir botes, prestará a los organizadores seis botes de remos hechos a mano de 12 pies de largo para el paso del lunes. Los botes sólo necesitan unas seis pulgadas de agua, de modo que podrían cruzar el río en la situación actual.

El cruce es el momento estrella de la cita anual, que atrae a miles de personas a las riberas del río en Washington Crossing, Pensilvania, y Titusville, Nueva Jersey.