Parte de una calle de Cincinnati fue rebautizada con el nombre de un niño de 8 años que se suicidó tras ser víctima del “bullying” de sus compañeros.

La calle en el vecindario de Westwood se llamará ahora "Gabriel's Way" en honor de Gabriel Taye, quien se ahorcó en su escuela tras ser víctima de abusos e insultos por parte de otros niños.

La familia Taye ha presentado una demanda contra el distrito escolar de Cincinnati acusando a las autoridades de ignorar la plaga de crueldad entre los menores. El distrito en octubre pidió al tribunal desestimar el pleito.

Las autoridades rechazan las acusaciones de que fueron las responsables de la muerte del chico.