Una bomba colocada en un camino mató a siete civiles en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, informaron autoridades el domingo. En el oriente, un mortero detonó en un mercado matando a tres personas.

Haji Salam Khan, un miembro del consejo provincial, dijo que la explosión en Helmand hirió además a tres personas. Omar Zwak, portavoz del gobernador provincial, confirmó el ataque pero no mencionó cifras de víctimas.

Nadie se atribuyó la responsabilidad de inmediato.

Los talibanes tienen una fuerte y creciente presencia en el área.

En otra parte de Afganistán, un mortero detonó en un mercado en la provincia oriental de Logar, matando a tres civiles durante una batalla entre las fuerzas de seguridad y los talibanes, dijo Salim Saleh, portavoz del gobernador provincial. Agregó que otras siete personas resultaron heridas.

Dijo que se está llevando a cabo una investigación para determinar si la ronda de morteros fue disparada por las fuerzas de seguridad o los insurgentes.