El presidente Vladimir Putin presentó el sábado su visión para modernizar Rusia, mientras algunos de sus opositores en la votación presidencial de marzo próximo fueron nominados formalmente para la contienda.

Putin se postula como candidato independiente, a distancia del principal partido del Kremlin, Rusia Unida, que consiste principalmente en funcionarios y cuya imagen se ha visto empañada por acusaciones de corrupción contra algunos de sus miembros principales.

A pesar de ello, Putin se presentó el sábado ante el congreso de Rusia Unida para hablar sobre sus metas futuras. Se comprometió a ofrecer incentivos más amplios para las empresas, luchar contra la corrupción y destinar más recursos al sistema de salud y educación, que no cuentan con fondos suficientes.

"Rusia es un país con 1.000 años de historia, pero no debemos tratarla como a nuestra abuela, dándole solamente píldoras para el dolor", dijo en un discurso televisado en vivo. "Debemos hacer una Rusia joven, con miras al futuro".

Con sus índices de aprobación por arriba del 80%, parece casi seguro que Putin _de 65 años de edad_ gane fácilmente otro mandato de seis años en la votación del 18 de marzo.

Su oponente más visible, el líder de la oposición Alexei Navalny, está excluido de la competencia por una condena de desfalco que según él tiene motivaciones políticas. Sin embargo, el político _de 41 años de edad y que navega con la bandera anticorrupción_ ha llevado a cabo una campaña de bases desde hace un año y ha organizado oleadas de mítines para presionar al Kremlin a que lo deje competir.

Navalny ha amenazado con organizar una campaña para boicotear los comicios, lo que sería una vergüenza para el Kremlin, que está preocupado por la apatía de los votantes y que se ha centrado en aumentar la participación electoral para hacer más impresionante la esperada victoria de Putin.