La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron instaron el sábado a ambos bandos en el este de Ucrania a cumplir con los acuerdos de alto el fuego en medio de una reciente ola de enfrentamientos entre los separatistas rusos y las fuerzas ucranianas.

La declaración fue emitida un día después de que funcionarios estadounidenses dijeran que comenzarían a enviar armas letales, incluso misiles antitanque, para equipar a las tropas ucranianas.

En su declaración conjunta, Merkel y Macron instaron a los combatientes a respetar los acuerdos de Minsk, cuya meta es desactivar el conflicto. Esas disposiciones incluyen el retiro de armas pesadas _como tanques y lanzacohetes_ del frente y el intercambio de prisioneros.

Los dos mandatarios también exhortaron a los militares rusos a regresar a un centro conjunto de coordinación, que colabora con la vigilancia del cese de hostilidades. El presidente ruso Vladimir Putin y Merkel hablaron del asunto el jueves. Putin dijo que la iniciativa rusa había sido impulsada por "restricciones y provocaciones" por parte de las autoridades ucranianas, lo que dificultaba el desempeño de las funciones de los oficiales rusos.

En su declaración, Merkel y Macron dijeron que "no hay alternativa a una solución exclusivamente pacífica al conflicto".

Los enfrentamientos entre las tropas ucranianas y los separatistas rusos han matado a más de 10.000 personas desde abril de 2014.

Merkel y Macron no comentaron en su declaración la decisión de Estados Unidos de suministrar armas a Ucrania.