Inundaciones repentinas y deslaves desencadenadas por una tormenta tropical en el sur de Filipinas arrasaron con personas y casas, provocando al menos 120 personas muertas y otras 160 desaparecidas en plena temporada de desplazamientos por viajes y preparativos navideños, informaron las autoridades el sábado.

La mayoría de las muertes causadas por la tormenta tropical Tembin se produjeron en las provincias de Lanao del Norte y Lanao del Sur y en la península de Zamboanga, según un informe inicial del gobierno sobre las víctimas.

Las autoridades buscaban información para confirmar las cifras de víctimas, afirmó Romina Marasigan, de la agencia filipina de gestión de emergencias. Filipinas sufre unos 20 tifones y tormentas al año, lo que hace del archipiélago, en el corredor de los tifones del Pacífico, uno de los países del mundo más propensos a los desastres.

En el pueblo pesquero de Anungan había una operación en marcha de búsqueda y rescate de más 30 personas arrastradas por las aguas, afirmó Bong Edding, alcalde de Sibuco, una población en la provincia de Zamboanga del Norte. En el pueblo se han recuperado cinco cuerpos.

"Las aguas crecidas de la montaña bajaron muy rápido y arrastraron gente y casas", dijo Edding. "Es muy triste porque quedan apenas unos días para Navidad, pero estas cosas ocurren fuera de nuestro control".

Edding atribuyó la tragedia del viernes a años de deforestación en los montes cerca de Anungan, añadiendo que él y otros funcionarios tomarían medidas para detener la tala.

El resto de las muertes ocurrió en Lanao del Norte, donde otra riada de la montaña arrastró varias casas y vecinos, y Lanao del Sur, según policía y autoridades.

Funcionarios de Lanao del Norte reportaron el mayor número de muertes, con 64, así como 139 desaparecidos, seguido por la provincia de Zamboanga del Norte, donde las autoridades reportaron al menos 29 muertes y otras 19 personas desaparecidas. La tormenta dejó 21 muertos y una persona desaparecida en la provincia lacustre de Lanao del Sur, según el Departamento del Interior y Gobierno Local.

Miles de personas acudieron a refugios de emergencia y miles más quedaron varadas en puertos y aeropuertos después de que se cancelaran varios vuelos y la guardia costera prohibiera la salida de ferrys debido a la mala mar.

Al menos cinco personas murieron el jueves en el naufragio de un transbordador que hacía una ruta entre islas, y que se hundió cerca de la costa de la provincia nororiental de Quezon tras ser azotado por fuertes vientos y olas. Más de 250 pasajeros y tripulantes fueron rescatados.

Tembin, conocida localmente como Vinta, mostraba vientos máximos sostenidos de 80 kilómetros (50 millas) por hora y ráfagas de hasta 95 kmh (59 mph). Se espera que se aleje el domingo del sur de Filipinas hacia el Mar de la China Meridional, acercándose a Vietnam.

"Es desafortunado que otro ciclón tropical, Vinta, se haya hecho notar tan cerca de la Navidad", dijo el portavoz del presidente Harry Roque Jr., añadiendo que se estaban distribuyendo comida y otras formas de ayuda en las comunidades afectadas.

Otra tormenta tropical mató esta semana a más de 50 personas y dejó 31 desaparecidos, la mayoría en deslaves, y dañó más de 10.000 causas en el centro del país antes de debilitarse y alejarse en el Mar de la China Meridional.

Una de las poblaciones golpeadas por Tembin era Marawi, una ciudad junto a un lago en Lanao del Sur que aún se está recuperando de un asedio de cinco meses por parte de extremistas del grupo extremista Estado Islámico, en el que murieron más de 1.000 personas.

___

El periodista de The Associated Press Jim Gomez en Manila, Filipinas, contribuyó a este despacho.