El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó unánimemente el viernes nuevas y duras sanciones para Corea del Norte en respuesta al lanzamiento de un misil balístico que según Pyongyang es capaz de alcanzar cualquier punto del territorio continental estadounidense.

Las nuevas sanciones incluyen una fuerte reducción a la cantidad de petróleo refinado que Corea del Norte puede importar, un plazo de 12 meses a todos los norcoreanos que trabajan en el exterior para que regresen a su país y la reducción de los transportes marítimos desde y hacia el país.

Washington había pedido sanciones aún más duras, como prohibir totalmente las importaciones de petróleo y congelar los bienes en el exterior del gobierno norcoreano y su líder Kim Jung Un.