Las autoridades investigan el asesinato de seis personas, cuatro de las cuales aparecieron colgadas de puentes vehiculares cerca del destino turístico de Los Cabos, en el estado mexicano de Baja California Sur, donde se ha registrado un enorme incremento en la violencia este año.

La tasa de homicidios de 50 por cada 100.000 habitantes es la tercera más alta en México, sólo por debajo de los estados de Colima y Guerrero. La violencia ha crecido notablemente desde hace tres años debido a la lucha territorial entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Los cuerpos fueron hallados el miércoles por la madrugada colgando de tres puentes, dos de los cuales cruzan las autopistas a los aeropuertos de La Paz y Los Cabos, lo que suscitó la interrogante de si las mafias buscan atentar contra el sector turístico, que genera el 90% de la actividad económica en Los Cabos.

Fueron los primeros casos locales conocidos de cuerpos colgados de puentes, una táctica para sembrar el terror vista en Nuevo Laredo y la Ciudad de México, entre otros lugares. Los homicidios generaron temores de que la violencia de los cárteles pudiera afectar al turismo, un efecto devastador que ya ha afectado a Acapulco, en el estado de Guerrero.

Rodrigo Esponda, director del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos, trató de apaciguar esos temores el jueves al afirmar que los sectores público y privado han invertido fuertemente en seguridad.

“Confiamos que el destino seguirá siendo seguro”, dijo Esponda a la AP.

Destacó varias medidas recientes tomadas en Los Cabos para enfrentar la violencia: la creación de una red de respuesta rápida para difundir información entre hoteles y negocios sobre temas de seguridad; la ampliación de la red de cámaras de vigilancia, de 40 a 250 para fines del año; la construcción de una nueva base naval; la creación de una comisión de seguridad hotelera, y la implementación de protocolos internacionales de entrenamiento en seguridad para hoteles y otros negocios.

Esponda dijo que las visitas de turistas aumentaron 16% a pesar de que la tasa de homicidios en el estado se duplicó este año. Según estadísticas federales, se investigan más de 400 asesinatos perpetrados entre enero y octubre.

El procurador estatal Daniel de la Rosa Anaya dijo que se hallaron los cuatro cadáveres en tres localidades: La Paz, San José de Cabo y Cabo San Lucas. No se identificaron a las víctimas.

En muchos casos, los hechos de violencia se produjeron lejos de los enclaves turísticos de Baja California Sur, pero ha habido excepciones, como el hallazgo en julio de tres cadáveres acribillados a balazos en un auto en el estacionamiento de un condominio en la zona hotelera de Cabo San Lucas.

En agosto se produjo un tiroteo en la entrada a la popular Playa Palmilla, vecina a San José del Cabo. Tres hombres murieron y otras dos personas resultaron heridas.

En octubre, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una advertencia que incluyó Los Cabos debido a la muerte de transeúntes en tiroteos a plena luz del día.

Las playas del Caribe en torno a Cancún también han sido escenario de balaceras este año. Horas antes el jueves, las autoridades encontraron un cadáver decapitado y un mensaje en el que se amenazaba a un alto funcionario policial local en una de las avenidas principales de este destino turístico.

___

El periodista de la AP Gabriel Alcocer en Cancún contribuyó a este despacho.