La filial suiza de J.P. Morgan cometió "graves violaciones" de las normas contra el lavado de dinero en relación con el fondo de inversiones malasio 1MDB, denunció el jueves el ente regulador suizo. J.P. Morgan respondió que ha cooperado con la investigación y que no ha apelado la decisión porque es de cumplimiento obligatorio.

La agencia suiza FINMA declaró que el banco "no identificó adecuadamente" los riesgos de lavado de dinero asociados con ese fondo "presuntamente corrupto".

Añadió que J.P. Morgan aceptó "información incompleta o incongruente de clientes" sin haberla revisado o documentado debidamente y que hubo fallas en los sistemas de control y monitoreo.

FINMA anunció que en junio concluyó un proceso contra J.P. Morgan y que por ahora no impondrá multas, pero que realizará una "revisión profunda" de los sistemas del banco contra el lavado de dinero.

Jason Lobo, portavoz de J.P. Morgan Private Bank, dijo que las actividades mencionadas tuvieron lugar “mayormente” entre 2009 y 2011.

"La resolución anunciada por FINMA se refiere a actividades que tuvieron lugar hace muchos años en la banca privada suiza y desde entonces hemos aumentado el personal, hemos mejorado el adiestramiento y hemos mejorado el monitoreo y la vigilancia", dijo el vocero en un correo electrónico.