Tres mujeres que han denunciado a Dustin Hoffman de acoso sexual dicen que pese a lo que el actor hizo siguieron viendo sus películas, pues han logrado separar al artista de sus acciones.

Una de sus presuntas víctimas, Cori Thomas, dijo que aún siente admiración por el actor, aunque ahora lo ve como un ídolo caído.

"Yo quería ser una actriz de método como él. Estaba tan impresionada con sus actuaciones en 'Midnight Cowboy' (‘Perdidos en la noche’) y ese tipo de cosas. Realmente quería hacer ese tipo de trabajo. Así que creo que simplemente me sentí decepcionada, desilusionada", dijo en una entrevista con The Associated Press. "Me sentí decepcionada porque pensaba que él era un ser superior y quizás la lección es que nadie es superior. Todos somos seres humanos, pero al mismo tiempo también está el bien y el mal. Todos somos responsables".

Un puñado de mujeres han denunciado al astro de “Tootsie” de conducta sexual inapropiada, en algunos casos por encuentros que datan de hace décadas. El actor de 80 años inicialmente se disculpó por haber incomodado a una denunciante con sus comentarios, pero en una conversación irritable con el comediante John Oliver a principios de mes, dijo que no había hecho nada malo. Su representante no respondió un mensaje de la AP en busca de comentarios sobre las denuncias de las mujeres.

Tres de sus acusadoras hablaron con varios medios de prensa el martes, cuando detallaron sus experiencias con Hoffman y trataron de explicar por qué decidieron pronunciarse ahora.

Kathryn Rossetter, una actriz que compartió el escenario con Hoffman en la reposición de Broadway de 1984 de "Muerte de un viajante", dijo que sabe que será criticada por haber esperado para contar su historia, pero señaló que las denuncias de acoso y abuso sexual que derribaron a Harvey Weinstein le dieron el impulso necesario para hacerlo.

"Estaba comprometida a que se publicara toda mi historia, porque es una historia muy larga de cómo él era un héroe que al final resultó que era gato por liebre", dijo.

Rossetter vio a Hoffman como su héroe cuando éste la ayudó a conseguir su primera obra de Broadway, pero las cosas rápidamente se tornaron amargas cuando él comenzó a manosearla entre bambalinas. La actriz alega que Hoffman incluso intentó penetrarla con un dedo. Aun después de que consiguió el valor para contar su historia, Rossetter sigue luchando con la vergüenza, en especial cuando tuvo que darle la noticia a su padre anciano.

"No es fácil. Lidio con esto tratando de no mirar todos los comentarios negativos. Yo sé la verdad. Yo sé que tengo que vivir mi verdad", expresó.

Anna Graham Hunter fue la primera mujer en pronunciarse. Con 17 años, era una estudiante del último año de secundaria trabajando como pasante en una adaptación cinematográfica de "Muerte de un viajante" en 1985. Recuerda que el actor le pidió que le diera un masaje de pies en su primer día en el plató. Ella lo complació pero dijo que eso la incomodó. Alega que Hoffman a menudo usaba lenguaje sexual y que incluso le agarró las nalgas varias veces. Hunter dice que una vez lo golpeó en un intento por que parara.

Por años la acompañó un sentimiento de culpa.

"La mayoría de nosotras tenemos historias como esta y lidiamos de diferentes maneras", dijo.

Thomas era amiga de una de las hijas de Hoffman. Cuando tenía 16 años, terminó en el cuarto de hotel del actor esperando que su madre la fuera a recoger. Recuerda que Hoffman tomó una ducha y salió del baño en una toalla que luego se quitó, quedando desnudo. También le pidió un masaje de pies, según Thomas.

Por años Thomas no se vio a sí misma como una víctima: "Lo estuve desestimando. Decía, 'ay bueno, pero no me hizo nada malo'".

Todas dijeron que aún podían apreciar parte del trabajo de Hoffman.

"Puedo ver películas de Dustin de antes de 'Muerte de un viajante' y las he visto, pero las veo de un modo diferente. Simplemente no lo puedo ver de la misma manera", dijo Rossetter. "Es desgarrador porque es un buen actor".

Hunter dijo que todavía siente respeto por su talento.

"Es un actor sencillamente brillante", expresó. "Así que no quiero privarme de sus películas. Amo las películas, pero ellas no siempre me retribuyen con el mismo amor".