La corte de la Unión Europea sentenció el miércoles que si un sorbete tiene el verdadero sabor a champaña, puede llevar ese nombre.

Justo a tiempo para las fiestas, la Corte Europea de Justicia falló en una demanda de la venerada CIPV, la comisión francesa defensora de los productores de champaña, quien intentó prohibir que la cadena alemana Aldi vendiera "Champaña Sorbet" en sus supermercados.

Aunque la corte remitió el caso a una corte alemana para la decisión final, dijo que el postre helado podía llevar ese nombre “si posee, entre sus características esenciales, un sabor atribuible principalmente al champaña”.

El Champaña Sorbet contiene 12% de champaña. La corte dijo que la cantidad de espumante es “un factor importante, pero no suficiente de por sí”.