El senador republicano Jeff Flake dijo el miércoles que el Senado votará en enero un proyecto de ley para proteger a ciertos jóvenes inmigrantes de la deportación, tal como le han asegurado los dirigentes de su partido.

Flake, quien había reclamado esa garantía a cambio de dar su voto al proyecto de reforma fiscal, se declaró complacido porque el líder de su bloque, Mitch McConnell, se comprometió a someter el proyecto sobre inmigración “que estamos negociando al pleno del Senado en enero”.

Lo que está en juego es la decisión del presidente Donald Trump de derogar un decreto de su predecesor Barack Obama que creó el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), el cual otorgó estatus protegido a unos 800.000 inmigrantes jóvenes que llegaron a Estados Unidos cuando niños, traídos por sus familiares. Muchos llegaron cuando eran bbebés o niños y no conocen otro país.

Al derogar el decreto, Trump dio plazo al Congreso hasta marzo para elaborar una solución legislativa.

Los líderes republicanos no quieren abordar el tema contencioso de la inmigración este año, pero prometen que lo harán en 2018. Los demócratas querían resolverlo este año.

Aunque Flake dijo que el Senado votará, no estaba claro su la cámara baja respaldaría el proyecto. En 2013, el Senado aprobó un proyecto bipartidista que reformaba el sistema inmigratorio y brindaba un camino a la ciudadanía para 11 millones de residentes sin autorización. La medida murió en la cámara.

Bajo el DACA, los jóvenes inmigrantes obtienen permisos para permanecer y trabajar en el país durante dos años. Trump derogó el programa este año, pero permitió a los inmigrantes renovar sus documentos si vencían entre septiembre marzo.