Un exalcalde y exgobernador del estado de Sao Paulo se entregó el miércoles a la policía brasileña para comenzar a cumplir una sentencia de casi ocho años de cárcel por lavado de dinero.

Paulo Maluf se entregó a las autoridades un día después de que el juez de la Corte Suprema Edson Fachin rechazó la apelación de la sentencia de Maluf, de 93 meses, y falló que él debería de reportarse a la prisión. Fachin también falló que Maluf, de 86 años, debería de ser despojado de su actual puesto en el Congreso.

Maluf fue sentenciado en mayo por aceptar más de 15 millones de dólares en coimas y sobornos al asignar contratos de construcción de una autopista y otros proyectos entre 1993 y 1996, cuando fue alcalde de Sao Paulo.

Entre 1979 y 1982, fue gobernador del estado de Sao Paulo, y en 2006 fue elegido al Congreso por primera vez con el Partido Progresista, de centroderecha.

Maluf ha enfrentado acusaciones de corrupción desde hace mucho tiempo.

La fiscalía ha dicho que parte de las coimas que recibió sirvieron para financiar su infructuosa campaña de reelección por la gobernación de Sao Paulo en 1998.

Su abogado dijo que él apelaría el fallo de Fachin.