El pastor de una congregación que se opone a la medicina moderna fue exonerado de acusaciones de que debió alertar a las autoridades de posible maltrato infantil cuando su nieta de 2 años estaba muriendo de neumonía.

La jueza, Theresa Johnson, determinó que no había suficientes evidencias para fundamentar la acusación contra Rowland G. Foster, de 72 años, informó el diario The Reading Eagle.

Foster es pastor de la Faith Tabernacle Congregation, que predica el rechazo a todo médico profesional y remedios farmacéuticos. Un patólogo forense testificó que la niña hubiera sobrevivido si se le hubieran dado antibióticos.

El diario reportó que Foster no dio declaraciones durante la audiencia. No hubo respuesta a varios mensajes dejados en su vivienda y en la oficina de su abogado.

Los padres de la pequeña, Jonathan D. Foster, de 35 años, y Grace A. Foster de 33, están acusados de homicidio involuntario y de poner en peligro el bienestar de un menor. Su juicio está programado para marzo.

Bajo las leyes de Pensilvania, Foster, como pastor, tenía el deber de reportar la enfermedad de la pequeña si sospechaba de maltrato, según la fiscalía.

El abogado de Foster aseveró que el acusado no tenía los conocimientos para diagnosticar a la pequeña, y que en ningún momento actuó con malicia, sino que hizo lo que él creía era lo mejor para ella.