Médicos y estudiantes de medicina chocaron el martes con la policía a pocos metros del palacio presidencial en la protesta más dura en 27 días de conflicto del sector que rechaza una norma aprobada por el gobierno, la misma que endurece las penalidades por mala praxis.

La policía estuvo a punto de ser rebasada por centenares de manifestantes con mandil blanco. Debió usar gas lacrimógeno y reforzar el cerco policial para evitar que la protesta llegase a la plaza donde está el palacio presidencial y el Legislativo en el centro de La Paz.

Los manifestantes quemaron retratos del presidente Evo Morales y se enfrentaron a la policía con hondas, petardos y arrojaron tinta. Los choques duraron unas dos horas, pero no se reportó heridos ni detenidos. Después regresó la calma.

El conflicto estalló hace 27 días cuando el Legislativo aprobó una reforma al código penal que entre otras cosas obliga a indemnizar a las víctimas y eleva la pena de cárcel hasta seis años para casos probados de mala praxis.

El dialogo fracasó y el gobierno promulgó la norma el viernes en medio del conflicto, lo que envalentonó más a médicos y trabajadores de la salud de la red de hospitales públicos, muchos de los cuales realizan una huelga de hambre bajo la consigna de que “no puede criminalizarse el acto médico”.

La protesta se ha vuelto rutinaria mientras la atención en los hospitales públicos es irregular. En muchos sólo se atienden emergencias.

Según el Ministerio de Salud, más de 5.000 cirugías y más de medio millón de consultas fueron aplazadas por causa del conflicto.