El presidente Nicolás Maduro condenó el martes en la noche el ataque que sufrió una unidad militar a las afueras de Caracas, en el que le robaron varios fusiles, y ordenó a la fuerza armada responder con dureza a esas acciones.

“Le he ordenado a la fuerza armada, plomo con los grupos terroristas”, dijo Maduro durante un acto en el palacio de gobierno, al rechazar el asalto del fin de semana a una instalación de la Guardia Nacional en el estado central de Miranda, a las afueras de la capital.

El gobernante también objetó el apagón de varias horas ocurrido el lunes en Caracas y los estados Miranda y Vargas, y la situación que se presentó el viernes con 120 niños que tenían previsto viajar a Perú para reunirse con sus familiares, pero las autoridades les impidieron salir del país bajo el argumento de que sus permisos de salida eran fraudulentos.

Maduro consideró los tres eventos como “ataques”, y dijo que detrás de esas acciones está el gobierno de Estados Unidos, pero no ofreció pruebas.

Los comentarios del mandatario coincidieron con unas declaraciones que realizó el nuevo encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Caracas, Todd Robinson, quien en un video que la representación diplomática difundió el martes dijo que promoverá el “restablecimiento de las relaciones” y buscará oportunidades para "ayudar con el regreso de la prosperidad y la democracia en Venezuela".

Más temprano, el exinspector policial Oscar Pérez, que atacó a mediados de año desde un helicóptero las sedes de dos organismos públicos, difundió un vídeo donde se le observa armado dentro de una supuesta instalación militar.

Pérez, quien se mantiene prófugo de la justicia desde junio, difundió en su cuenta de Twitter una grabación en la que aparece vestido con una camiseta negra de manga larga y un chaleco verde, y portando un arma larga dentro de un supuesto destacamento militar. En el vídeo se ven otros hombres, algunos de ellos con los rostros cubiertos con pasamontañas y con armas largas en las manos, que acompañan al exinspector.

"El pueblo es la verdadera fuerza, no el régimen; no unos diez narcotraficantes que quieren dominarnos a todos", dijo el expolicía con el rostro cubierto con una pasamontañas, al hablarle a unos supuestos militares maniatados y con la boca cubierta con una cinta adhesiva, los cuales están sentados en el piso de un baño.

Poco después, Pérez, de 36 años, se descubre el rostro mientras camina con un arma larga por un cuarto de la instalación.

El expolicía indicó en su cuenta de la red social que la operación "Génesis" fue "impecable" y que "seguimos recuperado las armas del pueblo y para el pueblo", pero no ofreció más detalles. Asimismo, Pérez hizo un llamado a la fuerza armada a que restituya el orden jurídico e instaure un gobierno transitorio.

La difusión del video coincidió con algunas versiones de prensa que refieren sobre un supuesto asalto que habría sufrido el lunes en la madrugada una instalación militar en el estado central de Miranda, a las afueras de Caracas, donde fue hurtado un lote de armas y municiones.

El exactor de una película policial atacó el 27 de junio las sedes capitalinas del Ministerio de Relaciones Interiores y del Tribunal Supremo de Justicia desde un helicóptero de la policía judicial que había robado de una base aérea militar de Caracas. En esa oportunidad, el expolicía destacó que sus acciones fueron cuidadosamente planeadas para no ocasionar víctimas.

En otros videos, Pérez ha declarado que forma parte de un movimiento de alzamiento de miembros de las fuerzas de seguridad que están hastiados de Maduro, el cual definió sus actos como un "ataque terrorista".