El presidente argentino, Mauricio Macri, defendió el martes la controvertida ley de reforma de las jubilaciones y pensiones aprobada el martes en el Congreso luego de violentas protestas al afirmar que los beneficiarios estarán protegidos de la inflación.

“Lo que hemos hecho es garantizar durante los próximos años una fórmula que los defienda del peor mal que han sufrido, que es la inflación, que todavía no hemos logrado vencer”, dijo Macri en una conferencia de prensa celebrada en la casa de gobierno.

La norma, que ya tenía el respaldo del Senado, fue aprobada con 127 votos a favor, 117 en contra y 2 abstenciones. La votación se produjo tras una sesión maratónica en la que la coalición oficialista consiguió el apoyo clave de los diputados que representan a los gobernadores de las provincias peronistas.

El debate de la reforma que supone una reducción de los aumentos que se otorgan periódicamente a las jubilaciones y pensiones generó un descontento social que se tradujo en una de las más violentas manifestaciones de agrupaciones políticas y sociales que se recuerden en años. Los enfrentamientos entre manifestantes y policías en las inmediaciones del Parlamento causaron unos 150 heridos, entre ellos decenas de policías, y unos 60 detenidos.

El gobierno pretende ahorrar unos 60.000 millones de pesos anuales (unos 3.400 millones de dólares) con la ley que cambia la fórmula para actualizar los haberes y que, para sus críticos, supone un ajuste para el bolsillo de los jubilados y pensionados en un país en el que este año la inflación cerrará en al menos 24%, según analistas privados.

El oficialismo busca reducir el déficit fiscal total -que incluye el pago de los intereses de la deuda-, que este año sería de seis puntos del producto bruto interno, afirman analistas.

Macri dijo entender que los cambios generen “incomodidad” pero los juzgó “necesarios”. Señaló que la norma garantiza que los haberes actualizados estén siempre por encima de la inflación. En 2018 “le van a ganar entre cuatro y cinco puntos” al alza del costo de vida y los beneficiados “van a estar mejor que ahora”, afirmó.

Este nuevo índice de movilidad de haberes también se aplicará para calcular el monto de subsidios para familias sin empleo, pensiones por discapacidad y para los excombatientes de la guerra de Malvinas.

El presidente criticó la violencia que acompañó al debate parlamentario la cual, según, afirmó, fue “orquestada” y será investigada por la justicia para encontrar a los responsables. Sin dar nombres, el presidente señaló que diputados de la oposición “han incitado” a los desmanes que incluyeron destrozos en veredas, piedrazos y bombas de estruendo.

“Que los que se han manifestado no se cierren totalmente a dar la oportunidad, porque estas reformas van a funcionar”, instó Macri, un conservador que llegó al poder hace dos años.

Esta ley de reforma económica es la primera que impulsó el mandatario luego del contundente espaldarazo logrado en las elecciones legislativas de octubre. Pese a ser la fuerza mayoritaria, el oficialismo debe negociar con la oposición para sacar adelante otras iniciativas legislativas como la fiscal, que comenzará a debatirse en las próximas horas.

“Después de ganar la elección qué fácil era irnos de vacaciones y no plantear las reformas, pero no estoy acá para hacer lo más cómodo...si hacemos más de lo mismo que hicimos en pasado no vamos a tener futuro”, sostuvo.

La ley fue consensuada en los últimos días con los gobernadores, que pactaron el apoyo a cambio de que el gobierno les garantizara fondos para cubrir sus deficitarias arcas.

El peronista Frente para la Victoria es una de las fuerzas opositoras más críticas con estas reformas económicas y vaticinó más protestas en las calles.

Antes del inicio de la sesión en la cámara de diputados, la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central sindical, comenzó un paro de actividades por 24 horas en contra del proyecto que finalizó el mediodía del martes.

Hasta ahora los haberes jubilatorios se ajustaban semestralmente tomando en cuenta la evolución de los salarios y la recaudación impositiva, pero según el gobierno eso era inviable para su meta de reducir el déficit fiscal.

Uno de los puntos más controvertidos de la norma es que el aumento previsto para marzo se calculará bajo la nueva fórmula, lo cual significará que los jubilados recibirán un incremento menor que con el anterior cálculo.

La aprobación de la ley era vital para el gobierno luego de que el 14 de diciembre fracasara una sesión para tratar la reforma a causa de violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías y del fuerte rechazo político al proyecto.

Para contar con el apoyo de sectores opositores, prometió a los jubilados, pensionados y beneficiarios de subsidios de menos ingresos una compensación económica que será aprobada en la fecha y que no es respaldada por los sindicatos y las agrupaciones sociales y políticas contrarias porque se abonará por única vez en marzo.

____=

El periodista de AP en Buenos Aires Luis Andrés Henao colaboró con esta nota.