Reguladores federales encontraron nueva evidencia de una “liberación activa de petróleo” en el lugar en el que hace 13 años se presentó un derrame en el Golfo de México, en donde las estelas de crudo a menudo abarcan kilómetros frente a las costas de Luisiana, según abogados del gobierno.

En documentos presentados el viernes ante la corte, abogados del Departamento de Justicia señalaron que estudios científicos recientes revelaron dos columnas de crudo y gas que fluyen desde el lugar en el que un deslizamiento del lecho marino ocurrido durante el huracán Iván de 2004 derribó una plataforma petrolera y enterró una serie de pozos propiedad de Taylor Energy Corp.

La compañía con sede en Nueva Orleans ha insistido en repetidas ocasiones en que no hay evidencia de que se esté filtrando petróleo al lecho marino desde ninguno sus pozos desconectados. Los documentos presentados por el gobierno no señalan si las columnas podrían originarse en los pozos de Taylor.

“No hay evidencia de algún pozo con filtraciones activas, y todas las pruebas continúan respaldando la conclusión de remanentes de petróleo que desde hace tiempo están atrapados en los sedimentos del lecho marino”, dijo el lunes el portavoz de Taylor Energy, Todd Ragusa, a través de un comunicado.

Sin embargo, la presencia de las columnas podría complicar los esfuerzos de la compañía para negociar un acuerdo que les permita recuperar los millones de dólares que asignó para las labores de control de la fuga.

Taylor Energy demandó al gobierno federal hace casi dos años para buscar recuperar hasta 432 millones de dólares de un fideicomiso creado hace casi una década. La demanda ha permanecido suspendida durante meses en medio de las negociaciones de un acuerdo entre ambas partes.

Dichas pláticas se encontraban en curso cuando la Oficina de Seguridad y Aplicación Ambiental del Departamento del Interior realizó en septiembre una evaluación submarina en el lugar de la filtración con un vehículo operado a control remoto. A principios del año, científicos del gobierno y la compañía también realizaron una serie de estudios en el lugar.

El sondeo y los estudios mostraron dos “fumarolas activas” emanando de una depresión adyacente a y parcialmente debajo de los restos de la plataforma de Taylor Energy, dijeron abogados del Departamento de Justicia en un documento presentado el viernes. No revelaron más detalles de sus hallazgos.