El superintendente del distrito educativo más grande de Iowa y su esposa recibieron en su casa a una inmigrante guatemalteca de 17 años cuyos padres fueron sacados de Estados Unidos porque vivían sin permiso en el país.

Jennifer Galdames estaba a año y medio de terminar la secundaria cuando su padrastro y madre fueron detenidos en octubre mientras llevaban a la escuela a otra hija suya, según el periódico Des Moines Register. El padrastro de Jennifer quedó detenido para deportarlo a México. A la madre de Jennifer le permitieron regresar voluntariamente a Guatemala con su hija de 8 años. El padre biológico de la adolescente murió en Guatemala años antes debido a la violencia que ha obligado a muchos a huir hacia el norte.

Jennifer trató de regularizar su condición migratoria mediante el Estatus Especial de Inmigrante Juvenil. Su madre tenía planeado enviarla con un pariente a Nueva Jersey, pero Jennifer no quería irse de Iowa. Entonces, el superintendente de las escuelas de Des Moines, Tom Ahart, y su esposa, Jami Bassman Ahart, ofrecieron hospedarla y servir como tutores legales temporales para que pueda terminar la secundaria.

Jami Bassman Ahart dijo que ella y Tom tienen mucho que compartir y “demasiado amor”.

Los Ahart están recién casados y viven en Des Moines con su hijo de 6 años.

Jami Bassman Ahart tenía cierto vínculo con la madre de Jennifer mediante una amistad común y ayudó a la familia a que pudiera contactar a la prisión en la que se encontraba el padrastro de Jennifer. Jami había recaudado provisiones para la familia cuando se enteró que Jennifer no quería irse a Nueva Jersey. Jami Bassman Ahart consultó con Tom, quien estuvo de acuerdo con acoger a Jennifer en su casa.

Los Ahart firmaron con la madre de Jennifer ante notario los documentos que los convierten en tutores legales temporales. También se comunicaron con el abogado de inmigración gratuito de la familia para que dé seguimiento al trámite de la residencia legal de Jennifer.

Jennifer cruzó sola la frontera hace tres años. Su madre había contratado a un contrabandista para que la llevara hasta la frontera en 2014. Jennifer fue detenida por agentes fronterizos después de entrar en Texas y pasó una noche en un centro de detención. Su madre se había comunicado con un abogado, quien sacó a Jennifer del centro de detención. La adolescente tomó después un autobús que la llevó a Iowa.

Los padres no tenían la opción de solicitar la permanencia legal, aun cuando la hermana menor es ciudadana estadounidense por nacimiento. Sin embargo, Jennifer puede recurrir al Estatus Especial de Inmigrante Juvenil al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en ingles). Un juez determinará la condición especial con base en conclusiones de abuso, descuido o abandono. El juez debe fallar que regresar a una persona a su país de origen o reunirlo con los padres no es lo más conveniente para el menor. Si el estatus es aprobado, Jennifer debe esperar otros cinco años para que pueda solicitar la naturalización. En la actualidad, Jennifer no podría acceder a un permiso de trabajo ni obtener una licencia de conducir hasta que tenga condición de residente legal.

Jami Bassman Ahart ha facilitado un teléfono a Jennifer para que pueda comunicarse con su madre en Guatemala. Los Ahart emprendieron en internet una recaudación de fondos a fin de ayudar a pagar la universidad de Jennifer. La pareja ha recaudado más de 4.000 dólares de la meta de 10.000.

Tom Ahart dijo desear que Jennifer tenga las mismas oportunidades que su hijo.