La suspensión de un año para el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, por vender boletos a hinchas ultras fue levantada el lunes, pero la multa al club de la Serie A fue aumentada al doble y tendrá que sostener un partido con una de sus secciones principales cerrada.

Agnelli fue inhabilitado por un año por la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) en septiembre por su papel en la venta de boletos a barras bravas del club, lo que alentó la reventa. También recibió una multa de 20.000 euros (24.000 dólares).

El tribunal de apelaciones de la FIGC informó que estaba cambiando el castigo de Agnelli "en una multa por 100.000 euros (118.000 dólares) y una suspensión hasta la fecha de hoy".

Sin embargo, la Juve recibió una multa de 600.000 euros (708.000 dólares) y deberá cerrar su Curva Sud para el encuentro en casa frente a Génova del 22 de enero.

El fiscal de la federación, Giuseppe Pecoraro, había solicitado una suspensión de dos años y medio, una multa y una orden que obligara a la Juventus a sostener dos partidos a puerta cerrada, y también había apelado el fallo original.

Agnelli presuntamente autorizó la venta de pases de temporada y otros boletos. Él reconoció haberse reunido con Rocco Dominello, un hincha "ultra" ligado a la mafia 'ndrangheta de Calabria que desde entonces fue sentenciado a casi ocho años de prisión por la reventa.

Pero Agnelli sostuvo que sus encuentros se dieron en compañía de un gran número de otros aficionados en celebraciones y que el club nunca tuvo la intención de participar en actividades ilegales.

El técnico de 42 años ha dirigido a Juventus, el club que ha estado en manos de su familia por cerca de un siglo, desde 2010.

Las suspensiones del director de seguridad de la Juventus, Alessandro D'Angelo, y del director de boletaje Stefano Merulla también fueron canceladas.

D'Angelo había sido inhabilitado originalmente por 15 meses, y Merulla por un año.

Sin embargo, la apelación del ex director de mercadotecnia, Francesco Calvo, fue rechazada y será suspendido un año, además de pagar una multa de 20.000 euros (24.000 dólares).