Dos cuerpos sin vida fueron encontrados en el suroeste de Colombia tras un supuesto enfrentamiento entre disidentes de las desaparecidas Fuerzas Armada Revolucionarias de Colombia (FARC) y miembros del Ejército de Liberación Nacional.

El alcalde de la población de Cumbal, Eduardo Valenzuela, dijo el lunes a periodistas que el enfrentamiento se produjo la víspera en una zona rural. Los muertos fueron hallados “en la orilla de una carretera, pero estamos con el apoyo de la policía y el ejército de la zona haciendo un barrido para encontrar otros cuerpos sin vida”. A su vez se envió apoyo a la zona para restablecer la seguridad.

Valenzuela dijo que los enfrentamientos en el departamento de Nariño al parecer fueron por el dominio de la zona, que anteriormente estaba en manos de FARC, y por un cargamento de cocaína y armas.

El 4 de diciembre el alcalde Magui-Payán, Walter Quiñonez, dijo a AP que en enfrentamientos entre esas disidencias y el ELN habían muerto 13 personas.

El vicepresidente Oscar Naranjo dijo recientemente a la AP que “en Nariño hay expresiones de disidencias de las FARC, también del ELN y del Clan del Golfo, además de temas de narcotráfico que son el enemigo”.

El departamento de Nariño, donde se sigue sembrado hoja de coca, ha sido epicentro en los últimos cuatro meses de enfrentamientos entre disidentes de las FARC y ELN y ha causado el desplazamiento de centenares de campesinos. En la misma región tiene presencia el Clan del Golfo, el cartel de drogas más grande y temido de Colombia.