Pistoleros irrumpieron el lunes en un edificio a medio construir cerca de un centro de formación de inteligencia en el oeste de Kabul, desencadenando una balacera con las fuerzas de seguridad, con detonaciones y disparos que resonaban en la zona.

A medida que se alargaban los combates, se enviaron refuerzos al distrito, dijo Nasrat Rahimi, portavoz adjunto del Ministerio del Interior.

Los atacantes empleaban armamento pesado, apuntó el vocero, agregando que en un primer momento no se reportaron víctimas. Al lugar del enfrentamiento se enviaron también ambulancias.

"Los reportes iniciales indican que los pistoleros visten uniformes de la policía”, dijo Rahimi. El edificio desde el que disparan y el centro de formación de la Dirección Nacional de Seguridad cercano están rodeados por efectivos de las fuerzas de seguridad del país, añadió.

Rahimi confirmó que los agresores emplearon granadas propulsadas por cohetes y armas ligeras.

Ningún grupo insurgente se atribuyó de inmediato la autoría del ataque.

Antes en el día, un funcionario dijo que un ataque talibán mató a un policía e hirió a otros tres en la provincia occidental de Badghis el domingo.

Según Gulam Haydar Sarwari, subdirector de la policía de la región, los insurgentes atacaron un puesto de la policía en el remoto distrito de Ab Kamari. El oficial fallecido era el comandante de la policía del distrito, agregó.

El enfrentamiento duró casi cuatro horas antes de que las fuerzas de seguridad pudieran repeler a decenas de atacantes, señaló Sarwari. Los talibanes, que han estado muy activos en la región, no reclamaron de inmediato la autoría del asalto.

Los insurgentes han intensificado sus ataques contra las fuerzas afganas y las de la coalición en todo el país.