La Union Europea abrió una investigación en profundidad sobre el modelo fiscal en el que se ampara Ikea en Holanda, en su último esfuerzo por perseguir los acuerdos impositivos que benefician a las grandes multinacionales.

La Comisión Europea, el órgano ejecutivo del bloque, dijo que sospecha que dos leyes fiscales aprobadas en Holanda en los últimos doce años han dado a la firma sueca de muebles una ventaja injusta sobre otras marcas que tienen que trabajar con el mismo sistema.

Los estados miembro no pueden permitir que un grupo selecto de empresas pague menos impuestos que otras, dijo el lunes la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión “investigará cuidadosamente” el caso Ikea, agregó.

En otros casos similares, la UE obligó a los estados miembros a reclamar los impuestos que no pagaron en su día firmas como Apple, Amazon y Starbucks.