El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está preparado para presentar una estrategia de seguridad nacional que considera a los países en perpetua competencia y resta importancia a los acuerdos multinacionales que han dominado la política exterior estadounidense desde la Guerra Fría.

El mandatario republicano detallará sus planes el lunes. La estrategia podría cambiar drásticamente la relación de Washington con el resto del mundo.

El plan está centrado en cuatro temas principales: proteger a la patria y su modo de vida, proteger la prosperidad estadounidense, demostrar la paz a través de la fuerza y ampliar la influencia de Washington en un mundo siempre competitivo.

La doctrina de Trump sostiene que los países están en perpetua competición y que Estados Unidos debe luchan en todos los frentes para proteger y defender su soberanía tanto de amigos como de enemigos.